Revista / Entrevistas

SONIA SALMERÓN: JOYAS CON EMOCIÓN

SONIA SALMERÓN: JOYAS CON EMOCIÓN

Publicado el 15 de Septiembre de 2018 en Entrevistas


Divide su tiempo entre Buenos Aires y Mendoza por trabajo, pero aún así Sonia tiene la instancia para dedicarse a la joyería y contarnos sobre sus intereses. Aquí su entrevista con Andes Joya.

Por: Andes Joya

Sonia Salmerón tiene 53 años y hace 15 que se dedica a la joyería. Son muchos años en los que ha tenido altos y bajos, en los que ha viajado para asistir a ferias y exposiciones y en los que ha aprendido continuamente sobre el oficio.

Pero este aprendizaje no fue el primero de Sonia. Académicamente hablando, la joyera argentina realizó estudios de Arquitectura en 1991, en la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, quería salir de su zona de confort y por eso se aventuró en el arte. “Buscando una manera de poder expresar mis sensaciones a través del arte, luego de incursionar en la pintura por muchos años, me di cuenta que me faltaba la tercera dimensión, tan presente en mí a través de la arquitectura y allí descubrí –en una foto en internet-, el maravilloso y sorprenderte arte de la joyería contemporánea”, nos comenta Sonia sobre el momento en que se percató que era este el oficio al que se quería dedicar. “Siendo que nunca me atrajo la joyería clásica por su ostentación, lujo y exclusividad, me dejé sorprender por una joyería que puede decir mucho más que una mera expresión de suntuosidad”, añade.

 

Actualmente, por momentos puede dedicarle todo su tiempo a la joyería, la cuál aprendió bajo la tutela de Eleonora Casale y Rafael Álvarez, ya que también trabaja como arquitecta, en obras particulares y en la supervisión de proyectos urbanos en barrios carenciados, con un fuerte impacto de carácter social.

Aún así, su trabajar en su profesión le ha permitido que desde el diseño, el manejo de la geometría y la espacialidad, pueda obtener inspiraciones para traducir a pequeños formatos, como lo es la joyería. “Desde mi formación técnica, en mis estudios secundarios –de los 13 a los 18 años- aprendí el manejo de las herramientas y diversos materiales, lo cual me facilitó incursionar en talleres donde asimilé las técnicas específicas de orfebrería”, asegura Sonia, comentando también que desde lo social, en el transcurso de su carrera, ha “recorrido muchas comunidades que me han conmovido en lo más profundo y me han enseñado el maravilloso vínculo con la naturaleza y los materiales nobles que nos ofrece”. De esta manera, Sonia Salmerón se ha involucrado más en profundidad con la joyería, yendo al origen de los materiales con los que crea.

 

Y ese vínculo es el que ha establecido con muchas de las personas que llegan a ella buscando una joya. Un vínculo entre la pieza misma y quien la quiere poseer. Por ejemplo, Sonia nos cuenta que en la serie Tierras “les atrae la materialización y combinación de plata y tierras, y la posibilidad de contar con una pequeña parte de la Cordillera de los Andes que los acompañe”, mientras que con otras series como Génesis, en la que trabaja el cobre y la plata, ha recibido comentarios de que sus joyas son “el equilibrio entre lo rústico y delicado”.

  

Es que Sonia siente una necesidad de plasmar en su joyería tanto lo que ve como lo que siente. Así nos lo afirma. “Estoy muy conmovida por la situación social que estoy viendo en mi país y siento una gran necesidad de plasmarlo y transmitirlo a través de la joyería”. Y es que Argentina está actualmente sumida en problemas sociales y políticos que no han dejado indiferente a la comunidad mundial y la joyera utiliza la práctica de su profesión y de su oficio en reflejar sus pareceres y por eso sigue trabajando con la serie Tierras, “ya que expresa mi conexión con la misma, pero también sigo buscando algo que me permita plasmar mi sentir con respecto a la vulnerabilidad de las comunidades”.

Aún así, es sobre la práctica de la realización de las piezas que Sonia se fue percatando de que transmitía sus emociones, ya que previamente no tiene intención alguna del por qué de crear la joya. “Creo que es más interesante transmitir un sentimiento que un mensaje específico, así sea con una temática en particular, el sentir es más fuerte que un mensaje concreto”, afirma, comentando además que “por ejemplo, en mi serie Tierras, si bien hay un mensaje implícito al trabajar con un material tan noble, universal y valioso, como nuestra maltratada tierra, sin valor económico, pero imprescindible para la vida; el poder sentir la fuerza y la conexión con la Pachamama da por obvio el mensaje a transmitir”.

  

Sin embargo, Sonia si tuvo una inspiración para dedicarse a la joyería: su abuelo paterno, quien era “escultor y hacedor de muchos oficios”. Pero también la práctica de la arquitectura la llevó a decidirse más, con la realización de pequeñas obras que podía manejar ella misma. Pero hay otra razón que sin duda la joyera argentina tiene más clara: “me inspira el manejo de la plata, que lo asocio a lo femenino, a la luna con toda su potencia y luminosidad; a la nobleza de nuestros pueblos ancestrales. Por eso siempre uso la plata como material base de mis piezas. El resto es la búsqueda constante de otras inspiraciones”.

Inspiraciones que busca según el momento que está viviendo, ya que Sonia nos asegura que con todo lo vivido “me cuesta mucho proyectarme”. “Vivo el día a día y disfruto de lo que me toca vivir y hacer, por lo cual la joyería forma parte de lo mismo. Si lo viviese como una obligación de cumplir con metas dejaría de darme placer y ya no podría crear libremente a través de mi sentir. Así que deseo seguir haciéndolo con mucho placer como lo vengo haciendo desde hace 15 años y que crezca por si solo, sin presiones ni metas. No tengo dudas que así va a hacer”.


Conoce nuestros joyeros
Anúnciate con nosotros
¿Quieres aprender joyería?

Otros contenidos similares