Revista / Entrevistas

CRISTINA GRISAR ENTRE LA PINTURA, LA FOTOGRAFÍA Y LA JOYERÍA

CRISTINA GRISAR ENTRE LA PINTURA, LA FOTOGRAFÍA Y LA JOYERÍA

Publicado el 12 de Marzo de 2019 en Entrevistas


Una vida marcada por los viajes y su dedicación al arte, es lo que ha hecho de Cristina hoy una destacada joyera contemporánea española-chilena, trabajo que complementa con la pintura y la fotografía.

Por: Andes Joya

“Encuentro fascinante la significación que las joyas confieren a sus dueños: son como prolongaciones de su personalidad, y si las usan mucho, también de su cuerpo; pasan a ser parte de la descripción de la persona muchas veces”, dice la joyera Cristina Grisar acerca del significado que una joya puede entregar, añadiendo que “en cierto modo las usamos porque las ‘necesitamos’ para expresar algo de nosotros mismos que nos importa que quede claro sin necesidad de mediar palabras, o que es importante para con nosotros mismos, como memento de algo o alguien. Es un placer muy íntimo, yo diría que son como un tesoro privado o la cristalización de algún triunfo personal”.

En 2008 terminó sus estudios de Periodismo en la Universidad Adolfo Ibáñez en Santiago de Chile, y desde ese tiempo que se dedica a la joyería, ingresando a la Escuela de Joyería Pamela de la Fuente hasta 2010 y obteniendo un certificado de Joyería Nivel Avanzado. Y es que Cristina Grisar está ávida por aprender. Es licenciada en Literatura y también tiene un Máster en Diseño Avanzado en la Universidad Católica, posee un diploma en grado de Arte con mención en Pintura y Escultura, además de sus estudios de Joyería. Eso sin contar los diversos cursos y seminarios que ha realizado, todo relacionado con el arte, diseño y las joyas.

 

Y esa forma multidisciplinaria de ser de Cristina, se traduce también en la actualidad, ya que tiende a trabajar simultáneamente en tres medios: pintura, fotografía y joyería contemporánea. “Lo que pasa es que cada uno tiene su ventaja a la hora de crear, que es lo que me pasa mucho con la joyería, que al ser tridimensional, me permite pensar y hacer de manera bastante distinta a los medios bidimensionales, como la pintura en estricto rigor, por ejemplo. Es como si hablara sobre un mismo tema en tres idiomas o dialectos distintos, pero queriendo decir o indagar en lo mismo”, asegura.

Tanto por familia como por vocación, ha tenido una vida viajera: nacida y criada en Madrid, hoy divide su tiempo entre Santiago de Chile, Manila, en Filipinas, y Madrid mismo; aunque su base la tiene en la capital chilena. Todos esos viajes la han inspirado en los diversos aspectos de su vida, como afirma en su declaración de intereses de Andes Joya: “siendo un compendio de cada cultura a la que he tenido la fortuna de verme expuesta, a partir de esta diversidad y mis experiencias, inquietudes y viajes, voy extrayendo conceptos, ideas y materiales que incluyo en mi trabajo, generando un universo artístico propio a partir de muchos territorios de diferente índole, con frecuentes referencias a la naturaleza, y dentro de ella, lo orgánico, lo mineral, lo cósmico y lo submarino”.

Sus trabajos se han expuesto tanto de manera colectiva como individual, entre las que se encuentra “The Bejewelled Cosmos” en Manila, realizada en 2016; también su participación en la muestra “Ancestral”, concurso que se realizó en 2013 en la escuela de joyería Walka Studio, la cual hace una inmensa labor por posicionar a Chile como lugar a tener en cuenta en el radar de la joyería contemporánea a nivel internacional. “Aplaudo su gestión a nivel cultural y docente, e iniciativas como la del concurso me parecen maravillosas”, comenta Cristina.

   

  • En tu declaración de intereses inicial de Andes Joya, comentabas que “el ‘concepto joya’ es un elemento primordial para comprender la totalidad de mi obra, inherentemente ligado al carácter mágico y metafísico que adquiere un determinado objeto”. ¿Cómo defines tú el ‘concepto joya’?

El “concepto de joya” es un término que inventé para hablar acerca de los muchos aspectos que hay tras el preciosismo que contiene (es) y confiere (da) una joya: en sí misma como producto, el que emana de la misma, que le otorga a su usuario/a por ejemplo; también de ese misterio que la rodea y en torno a su producción (ligada a la alquimia, la transmutación de la materia, en generar un resultado más precioso/valioso que sus partes), su significado y existencia como objeto y como símbolo, que muchas veces tiene una inquietante connotación mágica, de catalizador de poderes. Asimismo, también está la idea mental de una joya.

Traspaso todo este significado y contenido también a mis cuadros y fotografías, pues tiendo a “enjoyarlos” siempre de alguna manera, más o menos literal, y eso aúna y es parte de lo que da coherencia a mi obra en su totalidad, se trate de un cuadro o una foto o una joya misma. Es algo metafísico y tiene que ver con algo sagrado y espiritual, con insuflar de espíritu/vida a la materia, de conferirle un significado emocional a las “cosas”, que las vivifica, las vuelve mágicas y preciosas.

  • Has comentado que encuentras inspiración “en prácticamente todas partes”, ¿en qué te has inspirado últimamente? ¿Desde dónde obtuviste esa inspiración?

Soy extremadamente curiosa, por eso nunca podría casarme con una única fuente de inspiración. Ahora, cada uno tiene sus temas o asignaturas pendientes que le rondan, que son parte de nuestra búsqueda como seres humanos. Esas son constantes en mi trabajo, bases diría yo, aunque obviamente van mutando.

Ahora mismo estoy particularmente interesada en la idea de la transformación y conceptos derivados de ella, como la fluidez y el cambio. En este sentido el agua, que siempre me ha fascinado (es uno de mis temas recurrentes, sobre todo en pintura y en fotografía), es una inmensa fuente de inspiración en estos momentos, a la que estoy dando otro giro, como el agua misma, siempre cambiando, nunca igual. Ligado a esto, también estoy investigando en torno a la conceptualidad del test de Rorschach, de la interpretación y el hacer inconsciente.

 

Hoy Cristina se encuentra en pleno proceso de producción de obra, rehabilitando su página web y buscando hacer su marca de joyería “más fluida y visible”, revitalizando así una parte de su vida que comenzó hace 10 años pero que le atrajo desde siempre, como cuando de niña recortaba imágenes de joyas en revistas y las guardaba en un sobre como si fuesen tesoros. “No eran joyas propiamente, sino fotos de las mismas, ideas de joyas, concepto que encuentro fascinante”, asegura.

 


Anúnciate con nosotros
¿Quieres aprender joyería?
Conoce nuestros joyeros

Otros contenidos similares