Revista / Entrevistas

ALEJANDRA TAPIA: JOYERÍA AL CONTACTO CON ‘HARA’

ALEJANDRA TAPIA: JOYERÍA AL CONTACTO CON ‘HARA’

Publicado el 04 de Enero de 2019 en Entrevistas


La joyera chilena define su trabajo como “sobrio, de formas simples y limpio”. Para conocer más de él, conversamos con Alejandra desde Punta Arenas, en el extremo sur de Chile.

Por: Andes Joya

El “bichito” de la joyería le picó aproximadamente en 2012, pero no fue hasta tres años más tarde que Alejandra Tapia se encontró con una señal: un anuncio de la joyera Marcela Alcaíno en Facebook, “ahí decidí que ese era mi momento”.

Y no solo eso, con el tiempo la joyera chilena reconoce en Marcela una persona que “admira”. “Ella me ha llevado a explorar y desarrollar técnicas que no estaban en mi ‘repertorio’ mental e intereses cuando ingresé a estudiar. Ese desafío me ha tenido en constante experimentación”, dice.

Alejandra, de hoy 41 años, estudió Diseño Gráfico en la Inacap de Punta Arenas y realizó cursos de joyería tanto en esa ciudad como en Santiago. Hoy se dedica a la docencia, ya que hace más de 10 años que realiza clases de Diseño y, en menos tiempo, de Administración e Informática. Pero desde hace tres que la joyería ocupa un lugar fundamental en su quehacer y no es casualidad. “Llevaba ya un tiempo sintiéndome ‘estéril’ desde el punto de vista de la creatividad aplicada y con la joyería he vuelto a ‘pensar con las manos’ . Este oficio para mí, es como un renacimiento y una oportunidad de transcender con mi diseño a través de los objetos portables”, nos cuenta.

Y así ha construido este camino en el oficio, desde donde está generando su primera colección, tres años dedicada a la joyería donde destaca que “ha sido un camino lento y hasta dubitativo, porque veía a mis compañeras de escuela trabajando en sus colecciones mientras yo sentía que aún no estaba preparada”, pero esa preparación llegó con un episodio particular: “un día, mientras observaba las bases en la construcción de una casa, algo en mi hizo ‘clic’, y como si de una persona se que se construye y repara a si misma se tratase, decidí que trabajaría mi primera colección bajo esa idea”. Así nace Hara.

“Se dice que alguien está equilibrado, cuando está en contacto con hara, por lo tanto desde nuestro centro emerge esa raíz espiritual que nos hace enérgicos, resistentes, enfocados y armónicos”, comenta Alejandra.

  • ¿Qué buscas expresar en esta colección?

A través de esta colección he querido expresar un paso hacia ese camino, con formas circulares y concéntricas, materialidades como el cobre que es un metal que aporta el equilibrio a nuestras energías proyectivas y receptivas, el cemento o concreto que es un material base que representa la solidez y el cuero que es resistente y a la a vez flexible.

  

  • ¿Cómo defines tu joyería?

Es bastante sobria, de formas simples y limpias. La proyecto como una combinación de materiales pulidos y en bruto, ya sea metal, piedras, maderas, residuos y otros no tradicionales. Algo así como un romance dicotómico.

  • En tu declaración de intereses en Andes Joya, comentas los aspectos que confluyen en tu formación artesana, ante lo cual determinas que “juegan a encontrarse para conformar un nuevo lenguaje de comunicación visual desde el cual deseo construir mi sello como diseñadora y joyero”, ¿de qué se trata ese lenguaje de comunicación visual?

Tiene relación con la vinculación entre lo natural y lo edificado, las formas orgánicas y aquellas más geométricas, lo emocional y lo racional, que no pueden ser lo uno sin lo otro. Esto viene de mi interés por el patrimonio construido por el hombre y mi admiración por las creaciones perfectas de Dios en la naturaleza.

Vivimos con aquello a diario, es una expresión universal a la que todos tenemos acceso en cuanto nos interese, y quisiera manifestar estas reflexiones a través de mi propuesta de joyería.

  

Una propuesta de joyería que va a seguir mostrando en el próximo tiempo, sobretodo porque se encuentra iniciando un trabajo que la mantendrá full ocupada, se trata de la adjudicación de un Fondart (Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes) para este 2019, donde realizará una línea de joyería patrimonial inspirada en el centro histórico de su ciudad, Punta Arenas; además estará pendiente de “concretar nuevas propuestas de diseño, nutrir mi espacio de trabajo y por supuesto, seguir estudiando, experimentando y perfeccionandome en el oficio”.

Pero pensando más a largo plazo, la joyera chilena tiene clara sus metas: “me encantaría armar un espacio de co-work en torno a la joyería, artesanía y diseño de autor”. Porque el camino de la joyería, Alejandra lo sigue cimentando.


Conoce nuestros joyeros
Anúnciate con nosotros
¿Quieres aprender joyería?

Otros contenidos similares