Revista / Entrevistas

LA NATURAL ARMONÍA EN LAS JOYAS DE NIRKA PANOSO

LA NATURAL ARMONÍA EN LAS JOYAS DE NIRKA PANOSO

Publicado el 11 de Marzo de 2018 en Entrevistas


Desde hace 16 años que la joyera boliviana vive en Barcelona y no tiene planes de volver, pues la ciudad le ha abierto un universo de posibilidades creativas que van desde aventurarse en hacer joyas, como en inspirarse para la creación de ellas. Aquí nos cuenta sobre su trabajo.

Por: Andes Joya

Cuando tenía 25 años, Nirka Panoso viajó a España para establecerse cerca de Barcelona en búsqueda de un nuevo rumbo para su vida y la de sus dos hijos. Y lo logró. Hoy, a sus 41 años, la joyera oriunda de Bolivia ha armado una marca con su nombre y en ella diversas colecciones de joyas que, a pesar de la diversidad de materiales utilizados, llevan clara su impronta.

Madera, porcelana, cerámica, piedras en bruto y diamantes, son solo algunos de los materiales que mezcla con la plata y el oro, pero también en algunos casos alpaca, latón, cobre. Esta lista de nombres puede hacer pensar que la diversidad en su joyería es muy notoria y que el diseño es completamente cambiante; pero Nirka refleja en ellas el alma de su trabajo.

  

Con una preponderancia en tonos más suaves, sus piezas están realizadas 100% a mano, es decir, es una artesana desde todo punto de vista. Cuando trabaja con la cerámica es ella quien les da forma y color, para luego crear esferas que se transforman en collares y pendientes, que juntos componen la colección “Raíces”, la primera que muestra en su web. Aún así es enfática en señalar que no tiene una técnica favorita: “Me gusta la cerámica y como uno siempre va aprendiendo técnicas nuevas, uno va incorporando. A mí me gustan todas las técnicas, filigrana, esmaltes, porcelana y más; no tengo una favorita, depende de cómo las elijo para mi colección; es decir, cuando las necesito, vienen”.

Pero el camino para realizar esta web y formarse como una marca no fue algo que Nirka manejara. Con sus joyas disponibles y la intención de tener fotos que mostraran a la perfección su trabajo, la joyera boliviana tuvo que buscar ayuda en una amiga diseñadora y el resultado la tiene contenta, pues antes solamente se nutría de internet. “Uno empieza con toda la ilusión del mundo, pero no es tan fácil hacerlo, con tu marca, tus joyas, tu web. Yo no sabía nada de eso, porque a mí solo me han enseñado a hacer joyas y a crear, nadie me dijo cómo hacer una marca. Me tuve que buscar la vida sola y por internet, a través de videos en Youtube. Fue duro y de mucho tiempo”, asegura la joyera.

Cinco colecciones son las que se observan en su web, pero la cantidad de piezas es superior a las expuestas, ya que además de sus colecciones, Nirka desarrolla joyas por unidad que vende de manera directa a quienes se lo solicitan. Con un diseño que denota la inspiración en lo que la rodea y un trabajo armónico que hace que cada joya sea única, Nirka toma materiales de la naturaleza y les da el protagonismo que se merecen. “Las piedras las dejo en bruto, no las trabajo, ya que la forma y el color que poseen las hace únicas y por eso mismo cada pieza es diferente a la otra. En su forma original se puede ver su importancia y lo bello que es cuando se presenta con todos sus ‘defectos’”, comenta Nirka Panoso.

   

 

Mi propuesta de diseño se basa fundamentalmente en la observación del entorno, la naturaleza, arquitectura, formas, en busca de la sensibilidad y experimentación de materiales”, asegura la joyera sobre su diseño. Y no es para menos. Sant Sadurní d’ Anoia se llama el pueblo donde vive desde 2002 y que queda a las afueras de Barcelona; en él la preponderancia de viñedos es absoluta, pues corresponde a una zona de cavas donde se produce el mejor espumoso

Quizás su colección “Brotes de otoño” es la que más demuestre cómo la naturaleza toma protagonismo en sus creaciones. Pequeñas ramas caídas de árboles y arbustos que Nirka fue recojiendo, son el material principal de esta colección, con sus formas naturales que solo fueron levemente intervenidas para darles el carácter de joya.

DEL ESTUDIO A LA EXPOSICIÓN

Para aprender joyería, Nirka Panoso realizó el Grado Superior en Joyería Artística en la Escola d’ Art Arsenal, en el pueblo de Vilafranca de Penedés, en España, el cuál acabó e 2014 con una exposición en ‘Joya Barcelona' y en la “Semana de Artesanía Catalunya” celebrada en el Born Centre Cultural, ese mismo año.

Pero eso no es todo. Ganadora del segundo premio en la realización de la “Insignia del Mestre Artesà” el 2012, organizado por el Consorci de Comerç Artesania i Moda de Catalunya, en 2016 fue parte de la exhibición itinerante ‘Identidad Latina’, que reunió a 25 artistas latinoamericanos para buscar, a través de esta exposición, generar espacios de intercambio cultural y promoción para exaltar la esencia del creador latino. Las piezas de estos 25 joyeros recorrieron Colombia, México y España; en lo que sería la primera internacionalización de las joyas de Nirka.

También ha participado de ferias, como The Craft Room de Artesanía Cataluña en 2017, lo que, según comenta, es una instancia ideal para mostrarle sus productos a la gente. “Me gusta ir a ferias, porque es cuando tengo que aprovechar qe la gente toque, mire y se pruebe mis joyas; las tengan en vivo”.

 

VISTAS AL FUTURO

Ya con su página en funcionamiento desde hace casi un año, Nirka Panoso cimenta el recorrido de su oficio, que poco a poco va tomando más espacio en su vida, ya que no se dedica a tiempo completo a la joyería, pero sí es una meta a futuro, que hasta sus hijos le han dicho. “La otra vez se acercó uno de mis hijos y me preguntó que cómo iba con el tema de las joyas, porque ‘si no es solo un hobbie, debes tomarlo en serio, porque es mucho lo que se invierte’, me dijo. Eso me hizo reaccionar”, comenta Nirka.

Dedicarse a la joyería es algo que ahora Nirka tiene en mente, pero no era lo que se le cruzaba por la cabeza años atrás. Mientras aún vivía en Bolivia, su país natal, la ahora joyera trabajaba en el área de contabilidad en un banco, ya que eso era lo que había estudiado. Un cambio de vida en 180º que actualmente la tiene muy feliz y confiada en que su decisión de irse de Bolivia fue la correcta.

Sobre su participación en exposiciones y otros proyectos, comenta que aún quiere perfeccionarse, realizando grandes piezas dignas de presentarse: “Me gustaría participar, pero una pieza tiene que tener su tiempo, pensarla y hacerlo. Por ahora me centraré en la marca, en hacer mis colecciones, pero siempre cuidando el diseño. Las convocatorias quedarán para cuando me sienta preparada”.

Pero sin dudarlo la joyera boliviana sigue trabajando y ya tiene ideas para su nueva colección, la cual necesita de una previa organización para que llegue a puerto; pues la cantidad de materiales y de inspiración que posee hace que centrarse en una línea sea cada vez más difícil. “Me gustaría hacer una homenaje a mi país, ya que tengo unos tejidos de mi último viaje a Bolivia; pero también estoy queriendo trabajar una colección sola con las piedras, ya que cada una es única y hablan ellas solas”. Mientras tanto asegura que está prepatando una pequeña colección para el verano, para presentarla en junio en alguna feria.

  

Así es el trabajo de Nirka Panoso, joyera que une la naturaleza que la rodea con su amor por la orfebrería, lo que la ha llevado a crear piezas con una impronta que lleva su nombre, técnica y su alma.

 


Conoce nuestros joyeros
Anúnciate con nosotros
¿Quieres aprender joyería?

Otros contenidos similares