Revista / Entrevistas

CAMILA CANO Y SU IDENTIDAD A TRAVÉS DE ‘CALHI’

CAMILA CANO Y SU IDENTIDAD A TRAVÉS DE ‘CALHI’

Publicado el 31 de Octubre de 2018 en Entrevistas


A sus 29 años la joyera chilena sabe que la joyería es el camino que quiere seguir en adelante, dedicándose por completo al oficio. En esta entrevista nos cuenta sus intereses y planes para el futuro.

Por: Andes Joya

Se insertó en la joyería y desde allí no ha dado un paso atrás dedicándose 100% al oficio. Camila Cano es Calhi Joyas, marca de joyería chilena activa desde 2014 y que se basa en el seudónimo con el que la familia llama a la joyera. Pero Camila es más allá del seudónimo.

De profesión diseñadora de ambientes, la joyera desarrolla en Santiago de Chile su joyería con una línea de trabajo donde el metal es el protagonista ilustre de sus creaciones, para lograr piezas cuya identidad se basa en la originalidad que busca transmitir. “Lo que siempre he intentado transmitir es lo diferente, intento siempre ser original y fiel a lo que siento, muchas veces creo una pieza y no tiene tanta salida, no se vende tanto, pero no por eso la dejo de hacer; me gustan tanto cada pieza que hago, que siempre pienso que va a encontrar a la persona que le guste tanto como a mí”.

 

Y no se desespera por esa búsqueda, pues ella misma ha dado paso a la exploración cuando genera su trabajo, asegurando que este se basa en la exploración de texturas y distintas formas a través del uso de cuños y relieves sobre el metal. “La mayoría de mis procesos comienzan con muchos dibujos, líneas, bocetos y de todo eso encontré que las líneas y la textura de los dibujos me gustaban y la forma de poder plasmar eso sobre el metal, era a través de el uso de cuños y el resultado me encantó. Yo creo que siempre la joyería (y en otros campos y oficios también) es experimental, porque se va jugando, probando y echando a perder hasta llegar a un resultado que nos encante”, nos comenta.

  

Con una formación inicial en cursos de Resinas y curso de Electroforming en 2011, en la escuela de Artes y Oficios, Camila piensa que la joyería es expresión, pasión, libertad, “en general soy una persona muy insegura, me cuesta creerme el cuento y en este oficio he podido expresar libremente todo lo que va pasando por mi cabeza, me encanta”, asegura, pero también añade que el camino no ha sido fácil, tanto por los miedos externos como por los internos: “me ha costado, porque siempre tengo el temor a fracasar, pero la práctica hace al maestro y no me rindo tan fácilmente”.

Y de no rendirse nos hemos dado cuenta. Los planes e ideas de Camila no son pocos y el esfuerzo que realiza tiene una meta clara en el futuro: su propia tienda-taller, en la cual pueda seguir desarrollando su arte a la vez que los potenciales usuarios se relacionen de lleno con el trabajo, viendo desde el origen la creación de sus piezas y sentir la cercanía y pasión que Camila pone tras de ellas, más allá de ser un producto comerciable. Pero para llegar a esto, la joyera chilena tiene claro el proceso: “seguir aprendiendo”.

   

Pero mientras los planes menos inmediatos aún son metas por cumplir, Camila ya desarrolla sus objetivos en el corto plazo, un línea que llevará el nombre de Pantone, inspirada en el trabajo realizado por la empresa del mismo nombre, fundada en 1962 y desde la cual se determinan los colores que usamos en el día a día. Por esa misma razón, es que Camila Cano hoy se inserta en esta explosión, creando una serie de piezas donde el color es más predominante que la resina en la que trabajará.

Piezas con las que nos irá sorprendiendo en el camino, mientras la joyera sigue cultivando el suyo propio a través de Calhi, su marca, que dejó la estampa de ser el seudónimo con el que su familia la reconoce, para transformarse en la identidad de piezas de joyería que las mujeres de todas las edades buscan llevar.


Conoce nuestros joyeros
¿Quieres aprender joyería?
Anúnciate con nosotros

Otros contenidos similares