Revista / Entrevistas

EMA REYES-JARAMILLO Y EL RESCATE EN SUS JOYAS

EMA REYES-JARAMILLO Y EL RESCATE EN SUS JOYAS

Publicado el 22 de Abril de 2018 en Entrevistas


Desde que se dedica a la orfebrería que la joyera chilena ha autogestionado todas sus exposiciones y talleres sin ningún proyecto que la respalde, y eso no se ha transformado en impedimento alguno para llevar adelante su vocación buscando siempre rescatar el patrimonio textil del país.

Por: Andes Joya

“Rescatar”, ese es el verbo que más utiliza la joyera chilena Ema Reyes-Jaramillo, cuando se refiere a sus joyas. Nacida en Talca, ciudad al centro sur de Chile, Ema se ha relacionado toda su vida con el campo, convirtiéndose la naturaleza en una fuente de inspiración predeterminada. Pero no solo eso. La cultura artística de la zona, ha hecho que la joyera se involucre tanto con las técnicas que de allí surgen, como con los artesanos que las crean.

Parvularia de profesión, Ema, de ahora 47 años, se dedicó 8 años a su carrera, pero hace 18 que lo hace 100% a la joyería. Su vocación y sus ganas de aprender el oficio, hicieron que viajara durante más de tres años desde Talca a Santiago, todos los jueves, para ir a estudiar orfebrería a la escuela de José Montorio. “Tuve que modificar mi horario de mi trabajo como parvularia, ponerme de acuerdo con mi familia y viajar todos los jueves, más de tres horas en tren a Santiago para aprender joyería. Fue agotador, pero valió la pena”, asegura Ema.

“Desde mi primera clase, me encantó estar entre metales, piedras, herramientas laminadoras, diseñar una joya y llevarla a cabo. Entonces me di cuenta que sería a lo que me dedicaría el resto de mi vida”, comenta la joyera sobre las primeras sensaciones que tuvo al aprender orfebrería.

  

Sus piezas utilizan la plata y el cobre como el material característico, los cuales mezcla con fieltros, cueros, frivolité, crin, etc; técnicas artesanales que ha mezclado a través de la asociatividad que estableció con artesanos. “Comencé a trabajar cobre con textil, pero usando el concepto de asociatividad. Compraba los fieltros como material a las textileras y así también se recata la tradición que han realizado durante años. Por ejemplo, con el fieltro trabajé con Amparo Trujillo de Valparaíso; y con el rari con las tejedoras de crin”.

Y es que para Ema es importante rescatar el trabajo de otros artesanos y darle un valor agregado con las joyas, “siempre dejando en claro que el trabajo de cuero, fieltro o crin, eran de otros artesanos, que yo nombraba, para que la gente fuese a comprar donde ellos”, dice.

Una de las últimas colaboraciones que realizó fue con la exposición “Cosecha”, donde la plata y el crin fueron los materiales utilizados para la creación de joyas que se exhibieron al público en 2012, cuando fue invitada por Sernatur Maule a mostrarlas en el espacio público. Ahí las dependencias elegidas fue la oficina de Correos de Chile en Talca y de la experiencia Ema recuerda que “la gente entraba con la cabeza gacha, para hacer trámites, enviar encomiendas y de repente se encontraban con esta exposición; me iban a preguntar de qué trataba y salían con otro ánimo e interesados”.

“En este proyecto la idea fue trabajar con las tejedoras de crin, pero sin alterarles sus productos. Es decir, que yo adaptara mi trabajo de joyería a ellas. Así que ellas creaban diseños y yo los compraba, para posteriormente añadirlos a mis joyas”, comenta la joyera chilena sobre cómo fue su trabajo en “Cosecha”.

   

Pero no solo con la asociatividad Ema ha buscado rescatar las tradiciones artesanas del país. En 2015, en el 2º Encuentro de Orfebres en Cobre, realizado en la ciudad de Rancagua, Ema Reyes-Jaramillo dicta un taller titulado “Joyas en cobre y textil”, donde explica su trabajo. En ese momento se planteó la posibilidad de realizar un trabajo de joyería más integral, donde el total de la pieza fuese creado por ella. Fue así como ese mismo año ingresa a la Universidad Católica de Chile para estudiar el curso “Joyas textiles con técnicas andinas”, lo que significó volver a viajar a Santiago, como lo hacía en un comienzo, para perfeccionarse. “Así comencé a realizar el concepto de una joya hecha por mí, con identidad, rescatando un trabajo textil, pero ahora a nivel de orfebrería”, asegura.

“Casamiento de negros” es el nombre de la última colección de Ema Reyes-Jaramillo, la cual inauguró en una exposición de casi 20 días entre agosto y septiembre de 2017, en la Universidad de Talca. Con orfebrería en cobre y textil andino, Ema deja a un lado –en esta ocasión- la asociatividad y se aventura con las nuevas técnicas textiles aprendidas. Siendo unas más grandes que otras y también algunas más comerciales que otras; la joyera chilena comenta que de esta colección aquellas que más “desarrollan textil andino, no las vendo barata, ya que cuando las venda, será a una persona que entiende el concepto”.

   

Sus piezas, que se caracterizan por ser de gran tamaño, son el reflejo de la cultura textilera del país. Si bien Ema también realiza joyas a pedido y en menor escala, más comerciales, sus piezas más representativas son aquellas que vemos en sus exposiciones y en sus redes sociales, joyas desde las que no solo busca rescatar el valor textilero y cultural, sino también que den seguridad a quien la lleve consigo. “Quien posee mis joyas, sabe que no va a comprarse algo que esté repetido en otra persona, quien me busca por mis piezas tiene conciencia que va a ir a una fiesta y nadie más va a poseer ese collar”, comenta.

Hoy encontramos el trabajo de Ema Reyes-Jaramillo en las vitrinas de la Viña Tabontinaja, además del Museo de la Moda, que se ubica en Santiago. Las redes sociales como Facebook e Instagram han sido una gran plataforma de difusión para esta joyera que seguirá trabajando con la fusión en sus piezas y que buscará siempre sorprendernos mientras sigue rescatando la historia textil desde la orfebrería.

 


Conoce nuestros joyeros
¿Quieres aprender joyería?
Anúnciate con nosotros

Otros contenidos similares