Revista / Entrevistas

LA JOYERÍA SUSTENTABLE ARGENTINA EN LAS MANOS DE LAURA LEYT

LA JOYERÍA SUSTENTABLE ARGENTINA EN LAS MANOS DE LAURA LEYT

Publicado el 14 de Septiembre de 2018 en Entrevistas


Ganadora del premio “Joya Argentina” en la II Bienal de Joyería Contemporánea, desde Buenos Aires Laura Leyt habla con Andes Joya sobre su trabajo, el que se destaca por una joyería sustentable y que la ha llevado a ser reconocida entre sus pares.

Por: Andes Joya

Arquitecta de profesión, la joyera argentina Laura Leyt trabajó durante años ejerciendo su profesión, hasta que en 2003 comenzó con estudios de joyería contemporánea en La Nave, del reconocido Jorge Castañón. “El taller es un espacio de libertad, abierto a cualquier propuesta de temas y de materiales, porque lo importante es lo que se quiere trasmitir, quien se es como persona”, comenta Laura sobre su experiencia en La Nave, a lo que agrega que Castañón “es un guía en tu hacer, es un Maestro y ante todo una gran persona”.

Pero más allá de su experiencia en La Nave, previamente en Laura nació este interés en la joyería gracias a la necesidad de un cambio, ya que lo manual había quedado atrás porque la arquitectura solo la desarrollaba en su estudio Arquitectonika, el cual posee junto a sus socios. “Tuve una necesidad de un cambio de escala, ganas de volver al trabajo manual y la necesidad de poder controlar la totalidad del objeto diseñado”, nos comenta.

Y esa necesidad de cambio fue acertada. En estos 15 años que Laura lleva practicando el oficio de la joyería, se ha presentado en diversas exposiciones, ferias, a ganado premios y más, llegando a ser reconocida entre sus pares. Pero hay dos exposiciones que ella destaca en todos este tiempo: “Tema pendiente” en 2013 y “Lo inesperado de lo cotidiano” en 2016. La primera, que se realizó en el Centro Cultural de España en Buenos Aires, fue una exhibición conjunta de 3 talleres de joyería contemporánea donde se abordó el tema del reciclaje y a partir del cual la joyera investigó “con mayor dedicación sobre la contaminación plástica, lo que finalmente dio lugar a mi actual proyecto”. Mientras que la muestra realizada en 2016 en el Centro Cultural Recoleta ubicado en la capital argentina, fue una muestra conjunta de 9 joyeras mexicanas y 9 argentinas, la cual estuvo curada por Francisca Kweitel y donde la consigna fue poner el foco en situaciones inesperadas dentro de la cotidianeidad de las rutinas urbanas. “Allí realicé un trabajo fotográfico sobre las veredas de Buenos Aires que finalmente se plasmó en las piezas de la serie “Pavimentos”, construidas totalmente en materiales plásticos reciclados y donde pude afianzar mi lenguaje con este material”, asegura.

Es que el tema del plástico y el reciclaje es lo que marca la pauta de Laura Leyt. El mayor porcentaje de sus joyas poseen plástico reciclado que ella misma recolecta tanto en su casa como en otros lugares. “Hay varias familias amigas que han empezado a separar los plásticos y me los proveen, y lo mismo pasa con unos bares que frecuento”, nos dice, considerando que un 80% de los plásticos que utilizamos terminan en ríos y mares.

   

Pero este trabajo de reciclaje no lo hace solamente con el plástico, pues Laura se considera una “recolectora” en general, ya que –según sus propias palabras- son varios cajones con materiales diversos los que la esperan en casa “sobre todo maderas, que fui y voy levantando de las obras en construcción”. “Mis frases favoritas son ‘nada se pierde, todo se transforma’ y ‘lo esencial es invisible a los ojos’, ya que veo belleza y utilidad en cosas que para muchos es considerada basura”, asegura la joyera argentina.

“Mi ‘leitmotiv’ es generar una joyería y diseño de objetos más sustentables, tratando de reducir a lo indispensable, el uso de materiales nuevos, para no generar más basura de la que ya existe en el planeta”, dice.

Y este estilo de joyería ha llevado a Laura ser reconocida recientemente en la II Bienal Latinoamericana de Joyería Contemporánea, organizada por Joyeros Argentinos y la cual tuvo como tema principal inspirarse sobre “Vecinos”. El collar “Relicario” fue una de las tres piezas con las que la joyera se presentó en la bienal y resultó ser la galardonada con el premio “Joya Argentina”.

“Desde el momento que encaré el tema propuesto “Vecinos “, sabía que trabajaría con la pared medianera (aquella que separa, pero que a la vez comparten dos predios linderos). Como arquitecta, antes de encarar cualquier obra en la ciudad, hacemos un relevamiento fotográfico del estado de las paredes medianeras tanto del lado del terreno donde se construirá como de la pared medianera de los vecinos. Este trabajo se realiza en presencia de un escribano que firma un acta. Con este material, se confeccionan dos carpetas, una se entrega a los vecinos y la otra es para el estudio, lo que actúa como “seguro” por cualquier inconveniente que pudiera presentarse en el desarrollo de la obra. En todos estos años de ejercicio profesional por distintos barrios de mi ciudad, pude ver muchas paredes, y a partir de la frase “Si las paredes hablaran”, escribí el relato que me inspiraron con las piezas presentadas”, nos dice Laura sobre la joya ganadora.

  

Y así la carrera joyera de Laura se sigue nutriendo con la convicción de reciclar lo más posible a través de su joyería. Hoy se encuentra “investigando sobre las distintas posibilidades de trabajar el plástico para generar nuevas morfologías. Hasta ahora estuve utilizando básicamente bolsas plásticas y ahora estoy investigando con otro tipo de envases”, asegurando que también se encuentra trabajando con textiles “a los que someto a un proceso de endurecimiento con materiales que comúnmente utilizo en la construcción”.

Es que Laura Leyt también logró un acercamiento en el área de los textiles en 2010, aprendiendo sobre fieltro y tintes naturales, pero realizando una formación más integral con los materiales y las técnicas. “Me interesan los oficios ancestrales de bajo impacto ambiental”, nos comenta. Oficio que ha llegado a complementar en más de una oportunidad con la joyería, como por ejemplo en la colección “Contaminados”, donde el vellón de lana u otras fibras se mezclan con el plástico.

  

Sin duda una joyera que piensa muy bien las consecuencias de su trabajo y que, a su vez, trabaja con las consecuencias humanas de la contaminación; ya que para ella ese es el valor de la joyería contemporánea, desde la cuál orientó su formación porque “lo relevante no está en el valor económico de los materiales utilizados sino en lo que se quiere comunicar, y porque tiene la libertad de experimentar con distintos materiales, conceptos y procesos”.


Anúnciate con nosotros
¿Quieres aprender joyería?
Conoce nuestros joyeros

Otros contenidos similares