Revista / Entrevistas

LOURDES PÉREZ MOLINA Y EL VALOR DE UNA JOYA

LOURDES PÉREZ MOLINA Y EL VALOR DE UNA JOYA

Publicado el 15 de Junio de 2018 en Entrevistas


En entrevista con Andes Joya, la orfebre panameña, resalta el significado de la joya entregándole un valor que va más allá de lo material y repasa su trabajo joyero sobre en lo que trabaja actualmente y sus expectativas a corto y mediano plazo.

Por: Andes Joya

A pesar que desde que hace 8 años ha venido desarrollando su lado artístico dedicándose a la pintura, la joyera panameña Lourdes Pérez Molina, de hoy 61 años, inició el camino de la orfebrería recién en 2014, bajo la tutoría del maestro orfebre Rafael Bello. En la orfebrería “descubrí una rica variedad de materiales, una gran diversidad que permite adaptarse a muchas personalidades y al final, crear arte portable, arte transferible de generación en generación y que de forma atemporal, una misma pieza mande muchos mensajes según el contexto en que se encuentre”, comenta Lourdes sobre este oficio.

Al vivir en Panamá, un país centroamericano lleno de naturaleza y aires tropicales, Lourdes ha visto en su alrededor la inspiración perfecta para desarrollar su trabajo joyero, pues según comenta, “el trópico y la vida marina han sido mi principal inspiración” y eso se denota al ver sus colecciones ‘Hiedra y Rocío’ y ‘E Mare’, que son justamente las dos últimas que ha presentado.

 

“En ‘Hiedra y Rocío’ represento la flora y la humedad de nuestra tierra; mientras que en “E Mare” –la cual está aún en proceso de elaboración- se presenta una visión simbólica de nuestra abundante vida marina” dice la joyera.

Pero Lourdes no solo se dedica a la joyería, ella es arquitecta de profesión y ahora combina su profesión con el oficio, así como también con la pintura; pero no esconde su intención de querer dedicarse en el mediano plazo completamente a la orfebrería y el diseño de autor, “en donde el proceso creativo le aporte valor a las piezas”.

Y es que hablando del valor de las piezas, Lourdes Pérez define una joya como “un elemento con vida propia, que transmite diferentes emociones a través de las texturas y los colores y cuya misión es encontrar a su media naranja y hacerla brillar”. “Cuando la portadora brilla, la joya ha cumplido su misión”, añade.

 

De esta manera, entendemos que los 4 años que Lourdes se ha insertado en este oficio, han sido suficientes para encantarse completamente del trabajo joyero y orfebre, donde busca entregarle el máximo valor a una joya, con características que no tienen por qué ser visibles, sino que se trata de una emoción que va inserta en la pieza.

“Para mí la joyería es un elemento claramente artístico, es arte para ser usado. Al ser creado, transmite un mensaje simbólico estructurado por su creador, pero que al ser portado se mimetiza y adquiere un nuevo sentido y una relación con el portador, que lo enmarca y complementa”, manifiesta.

En la elaboración de sus piezas, la joyera panameña trabaja con plata, cobre y el latón, desarrollando con ellos diversas técnicas como reticulado, texturizado, fundición de elementos tallados en cera, y todos combinándolos con piedras semi preciosas. “Quiero introducir el oro y cristales, e introducir varias técnicas nuevas como el esmaltado y electroformado” nos dice Lourdes, sobre las técnicas con las que le gustaría experimentar prontamente.

Mientras tanto, su trabajo ha sido presentado como parte de la exposición “Rompiendo Fronteras: Joyería Contemporánea Latinoamericana”, en la Galería Red ECX en Quito, la cual se desarrolló entre el 3 de y el 27 de mayo. “Fue una experiencia muy enriquecedora”, comenta Lourdes y no es para menos, pues en esta exposición participaron alrededor de 200 piezas de joyería de 20 orfebres, en la que cada uno manifestó su creatividad y técnicas, algo muy bueno para ser observado tanto para los visitantes como para los otros joyeros. Esto “nos permitió tener la gran oportunidad de interactuar y compartir experiencias, conocimientos, ver técnicas nuevas, e identificar que a pesar de dedicarnos al mismo oficio, la diversidad estaba manifiesta en la exposición” asegura la joyera panameña, a lo que agrega que “la interacción con el público fue maravillosa, al escuchar los comentarios y las sensaciones producidas por cada pieza”.

 

Esta reciente y exitosa exhibición en Ecuador, dejó con ánimos de seguir participando en más muestras y, según nos comenta Lourdes, ojalá se desarrollen en Suramérica y Europa, destacando a España, Italia y Francia como los países donde le gustaría estar “para ver la aceptación de mis diseños en el mercado europeo, específicamente en estos países, ya que tengo facilidad y acceso por la presencia de familiares y amigos que apoyan esta gestión”, y así mostrarle no solo a Suramérica su joyería, sino llevarla más allá del océano y encantar tanto a visitantes como a sus seres queridos.

Hoy Lourdes Pérez Molina se encuentra de lleno generando piezas para su colección ‘E Mare’ y mostrará su trabajo en nuevas exposiciones entre junio y agosto de 2018, con miras a participar en muestras en Europa y crear piezas decorativas, ampliando su visión joyera; aquella que comenzó hace 4 años con la creación de piezas individuales de técnicas específicas, desarrollando en este tiempo una identidad propia, pero sin dejar a un lado el valor único que posee una pieza de joyería.


Conoce nuestros joyeros
¿Quieres aprender joyería?
Anúnciate con nosotros

Otros contenidos similares