Revista / Entrevistas

SEBASTIÁN PALLAHUALA: “EL COBRE ME LLEVA A EXPLOTAR ASPECTOS MÁS PROFUNDOS DE MI SER”

SEBASTIÁN PALLAHUALA: “EL COBRE ME LLEVA A EXPLOTAR ASPECTOS MÁS PROFUNDOS DE MI SER”

Publicado el 08 de Noviembre de 2018 en Entrevistas


El joyero chileno vive en una de las ciudades que se ubican hacia el fin del mundo: Punta Arenas; y desde allí nos presenta su trabajo, inspiraciones y nos cuenta la pasión que tiene por la joyería y el cobre como material.

Por: Andes Joya

Psicólogo de profesión y orfebre de oficio, así se describe Sebastián Pallahuala, quien desde la última región de Chile, Magallanes, realiza piezas de joyería relacionados directamente con su entorno.

Dedicado a la joyería desde 2013, Sebastián, de hoy 31 años, se inicia en el oficio tomando clases en su natal Punta Arenas, en la escuela de Joyería de Marcela Alcaino (joyas de la Patagonia). Posteriormente los lazos de amistad creados con otros orfebres magallánicos, “todos fuera de la elite artística regional pero con trabajos con excelente calidad técnica”, comenta Sebastián, “me permitieron introducirme a nuevas formas de materializar mis ideas; interesado desde siempre en la metodología autodidacta respecto a la joyería de autor, en el aprendizaje de técnicas textiles y de grabado, botánica y pueblos originarios”.

  

Los aspectos sensoriales del entorno en el que se rodea, están plenamente expuestos en cada una de las piezas que realiza, donde el cobre, la plata y el bronce son los elementos más utilizados por el orfebre, sin dejar de lado la alpaca, la cual realiza según solicitud. “El cobre me lleva a explotar aspectos más profundos de mi ser, por la versatilidad, resistencia al golpe y temperaturas elevadas, y capacidad de maleabilidad. Me aporta versatilidad en el proceso de creación, mezclando técnicas de repujado, esmalte, grabado al ácido, envejecido (pátinas), con el fin de otorgarle textura y color”, argumenta.

Hoy Sebastián se encuentra desarrollando el proyecto “Reticulario”, el cual tiene como base la exploración microscópica de diversos organismos de los distintos reinos de la naturaleza, “centrado en especies de mi región y que posean tanto un valor estético así como indicadores bioclimáticos, introduciéndonos en micromundos que nos hablan en alguna medida del origen de las especies y el impacto de los cambios climáticos en su desarrollo”. Un interesante proyecto que veremos pronto, en lo que el joyero sigue definiendo los últimos retoques de esta serie.

Pero como comentábamos anteriormente, el joyero chileno se dedica al oficio desde 2013, es decir, lleva 5 años generando piezas a través de las cuales expresa su inspiración y también su sentir en la joyería. “La joyería se ha constituido en mi vida como un oficio que me permite dar forma a los dibujos que siempre realicé, pero con volumen, texturas, color, además de ser como un nicho donde por fin pude sentirme a gusto, aun cuando falta demasiado por crecer”, asegura.

 

  • En tu declaración de interés de Andes Joya, comentas que tu diseño de joyas “se orienta al uso de la geometría y de las formas orgánicas mezclado teóricamente con la reinterpretación de información asociada a las etnias de mi región y su relación con el medio ambiente”, ¿hubo alguna imagen o situación que hizo que te interesaras inicialmente en esta reinterpretación?

Tuve suerte de en mi niñez poder tener contacto cercano con la plantas y los espacios naturales en general y pues las matemáticas rigieron un poco mi vida siempre (madre profesora de matemáticas y amante de las plantas), siendo ya de adulto un aspecto que comencé a ver en mis producciones, algo de geometría y las formas más irregulares de otros seres vivos, suelen ser dos aspectos que priman en mi quehacer que igual tiende a ser más espontaneo, pero posteriormente se vuelve más analítico y de observar bien los detalles.

  • ¿Qué es lo que buscas transmitir con tus joyas?

Cuando realizo bocetos y planifico, siempre surge un impulso interno que le otorga espontaneidad, mi norte es realizar joyas únicas, renegando de la producción en serie, que tiende a uniformar el rubro perdiendo a mi gusto un poco de sentido. Busco muchas veces realizar objetos portables, impregnados de aspectos orgánicos y geométricos, con simetrías y asimetrías, un vaivén constante. Cuando me refiero a objetos portables es para diferenciar mi gusto por realizar joyas grandes y toscas, rudimentarias, que sé que muchos no se atreven a usar pero que me llena de alegría cuando alguien tiene las agallas de hacerlo. Trato siempre de explorar colores, formas, volúmenes, los cuales me gustaría perfeccionar para desarrollar los mecanismos que tengo en mente y que le darían sentido al aspecto industrial que fomenta mi marca “Taller el Artefacto”.

 

Mientras se prepara para lanzar “Reticulario”, Sebastián piensa posteriormente desarrollar una colección en la cual predominen las articulaciones y mecanismos, “la temática me la resguardaré pero es un tema que me intriga profundamente, aunque se encuentra fuera del correlato identitario regional, conserva el aspecto orgánico que busco incesantemente en cada una de mis producciones”, nos dice. Así mismo, le gustaría adentrarse más en el aspecto escultórico del metal y buscar maestros que le instruyan en otras formas de desarrollar el oficio.

El camino joyero de Sebastián Pallahuala recién está comenzando.


Conoce nuestros joyeros
Anúnciate con nosotros
¿Quieres aprender joyería?

Otros contenidos similares