Revista / Artículos

EL RESCATE DE LA CULTURA SELK’NAM A TRAVÉS DE LA JOYERÍA

EL RESCATE DE LA CULTURA SELK’NAM A TRAVÉS DE LA JOYERÍA

Publicado el 12 de Junio de 2018 en Artículos


Siete joyeras chilenas crearon joyas inspiradas en uno de los pueblos amerindios más australes del continente: los selk’nam. ¿Por qué decidieron crear piezas sobre esta cultura y exponerla en Europa? Aquí nos cuentan sobre el rescate de los selk’nam a través de su joyería.

Por: Andes Joya

También se le conoce como ‘onas’, los selk’nam son un pueblo amerindio que habitó en la zona norte y centro de la isla de Tierra del Fuego, en el extremo austral de América, en lo que hoy corresponde a territorio de Chile y Argentina. Una cultura nómada, cazadora y recolectora, que vivía de lo que conseguían y se abrigaban del frío patagónico con pieles de animales que ellos mismos cazaban. Pero un genocidio a principios del siglo XX, víctimas de un proceso de transculturación, hizo que desapareciera este pueblo y que hoy se busque reconocer su cultura de diversas maneras, entre ellas, la joyería.

Alejandra Meza, Carolina Silva, Daniela Guzmán, Lorena Jarpa, Mariana Cáceres, Marieta Vander Shot y Verónica Núñez han pasado una temporada en España exponiendo piezas realizadas con diversos materiales que buscan representar a los selk’nam, ya sea en formas, colores o técnicas. Como integrantes del grupo colaborativo Clandestino Joyas, se unieron para llevar a cabo este proyecto que dio como título ‘Enlaces que hablan’ y que tiene como finalidad ir hacia el pasado y rescatar esta historia, para llevarlo más allá de las fronteras chilenas.

Esto “surge por la conexión con el pueblo selk`nam, principalmente porque provengo de la misma región austral que ellos habitaron”, comenta la joyera Lorena Jarpa sobre la idea de esta exposición que ya tuvo un exitoso paso por Valencia y que actualmente se encuentra en Barcelona. “El aprecio y valoración hacia su cosmovisión –que interpretaban creativamente a través de la pintura corporal, la performance y organización como grupo- nos unieron en el trabajo como grupo de joyeras, ya desde 2013, para abordar a los selk´nam”, agrega.

“Hoy intentamos rescatar con esfuerzo desde los indicios recuperados por fotografías y relatos de quienes alcanzaron a ver algo de ellos, registros que nos muestran toda la grandeza de su cosmovisión que impresiona por lo creativo y sensible”, aseguran las integrantes de Clandestino Joyas, en la página de Facebook del grupo.

Los registros escritos y fotográficos más visibles de los onas, datan de finales del siglo XIX. Con ellos se puede conocer hasta el día de hoy no solo cómo se vestían, sino la manera en que desarrollaban su sociedad y sus creencias. Uno de los ejemplos que hasta la actualidad llama la atención, es cuando vemos representaciones pintadas con cabezas puntiagudas; pues esto corresponde a que los selk'nam cubrían sus rostros con máscaras de troncos de árboles para sus rituales y así se pintaban el cuerpo completo, teniendo que pasar también por duras pruebas físicas.

El arco y la flecha era el arma que utilizaban mayormente para la caza, ya sea con motivo de alimento o vestimenta, pues para mitigar el frío, usaban pieles de guanaco como abrigo en sus cuerpos y pies. Toda esta manera de vivir, los ritos y las creencias, sirvieron de inspiración para el grupo Clandestino Joyas. Para entender que significan las piezas expuestas y cómo es la conexión e inspiración de cada joyera frente a su trabajo, es que cada una de las joyas posee un manifiesto, donde el visitante puede entender, observar y aprender, sobre lo que significa la joya presentada y a qué situación, vestimenta o pintura de la cultura se refiere.

 

En el caso de la joyera Verónica Núñez, las atrocidades cometidas hacia este pueblo, fue lo que le daba vuelta en la cabeza y “no pude huir de eso”. Por eso, en su pieza busca evidenciar un cierto tipo de denuncia, sobre lo que históricamente vivieron los onas de manos de los nuevos colonos, quienes los ‘cazaban’ para acabar con ellos. “Cuando leí que los colonos ingleses pagaban por su aniquilación una libra esterlina por seno o testículo y media libra por oreja de niño, nació en mí un deseo de denuncia, de mostrar lo que había sucedido y el daño producido a este pueblo, un genocidio en toda regla. Es esa impunidad histórica la que reflejo en mi joya/artefacto, por ejemplo, a las libras esterlinas les hice dientes de sierra desgarradoras para ejemplificar ese sentimiento de deuda de justicia hacia ellos y lo evidencio en esa imagen de ambiciosa crueldad”, dice Verónica.

“Al construir mis piezas quiero realizar un acto de sanación para ofrendar al pueblo que vivió en el frío sur y darles un espacio dentro de cada individuo para que se conecte con ellos y su historia a través de las piezas expuestas. Crear el sentido de pertenencia con una cultura olvidada , entrelazar su historia con la del espectador”, nos dice Lorena Jarpa sobre los motivos que la llevaron a crear estas joyas.

 

LAS EXPOSICIONES

En Valencia la cita fue desde el 10 hasta el 15 de mayo en la galería ‘Una página en blanco’; mientras que en Barcelona la exposición se encuentra disponible desde el 23 de mayo hasta el 23 de junio en ‘Paula Waters Joies’. Bastantes días para que la gente pueda visitar estas joyas impregnadas de cultura austral y que, según el comentario de las joyeras, superaron las expectativas en cuanto a público que las visitó.

“La exposición fue -y sigue siendo- un canal más para contar esta historia, una ventana para mostrar la variedad de nuestros pueblos originarios”, comenta Verónica Núñez a lo que añade que los asistentes “estaban encantados con sus tradiciones y rituales, reaccionaban sorprendidos con lo triste de su desaparición y se maravillaban con la amplitud de su simbolismo. El resultado fue una recepción fantástica, todo en un ambiente de relato que generaba un intercambio de información y opiniones constantes”.

Algo en lo que concuerda Lorena, pues ella comenta que “la recepción en ambas galerías superó las expectativas, el interés y el acercamiento con personas que se sintieron atraídas con nuestra propuesta y forma de mostrar la joyería desde una perspectiva artística visual”.

Por otra parte, Mariana Cáceres comenta que en Barcelona, gran capital del diseño “comienza a darse –y era de esperarse- la compra y venta del objeto del deseo: joyas esculturales.”, destacando la calidad de la ciudad de ser uno de los principales puertos del Mediterráneo, “donde se generan diversos puentes de intercambio social y actividad comercial”.

 

SEGUIR ‘ENLAZANDO’

Sin duda el paso por España ha hecho que Clandestino Joyas entregue una visibilidad importante a la joyería chilena, pero también al rescate cultural. Las integrantes de este grupo dicen estar “felices” con la recepción, pero también entregan pistas de lo que se viene con la exposición: “hemos construido enlaces con otros creativos de España con quienes estamos en conversaciones para continuar con una nueva propuesta donde resalte el cruce cultural y la retro-alimentación de dos países unidos por el arte” asegura Lorena.

“Es un gran trabajo que se puede seguir desarrollando, pues hay mucho más por investigar y es un tema histórico, por lo tanto hay varias aristas, información para difundir y el hecho de que sea un trabajo colaborativo amplía las percepciones por lo que lo hace mucho más rico y diverso bajo un mismo tema. Estamos contentas con él y con su recepción, por lo tanto sabemos que aún hay más por hacer”, nos comenta Daniela Guzmán.

Una exposición, la que sin duda nos invita a valorar no solo la etnia ona, sino a hacer un reconocimiento de las culturas pasadas habitante de los países y a mantener viva la historia de quienes habitaron y veneraron nuestras tierras, y a seguir creando ‘enlaces que hablan’.

   

  


Anúnciate con nosotros
¿Quieres aprender joyería?
Conoce nuestros joyeros

Otros contenidos similares