Revista / Artículos

ROMPIENDO FRONTERAS: UNA EXPOSICIÓN MÁS ALLÁ DE LOS LÍMITES

ROMPIENDO FRONTERAS: UNA EXPOSICIÓN MÁS ALLÁ DE LOS LÍMITES

Publicado el 05 de Septiembre de 2018 en Artículos


400 piezas recorren Latinoamérica en la exposición Rompiendo Fronteras, que ya lleva más de 5 meses exhibiéndose. En Andes Joya te contamos por qué esta muestra va más allá de los límites.

Por: Andes Joya

Si romper fronteras significa que alrededor de 400 piezas de joyería de artistas latinoamericanos recorrerán diferentes países, entonces esta muestra lo ha logrado. Porque la joyería contemporánea en Latinoamérica se posiciona cada vez más y la exposición “Rompiendo Fronteras” es una clara muestra de ello.

La primera vez que se presentó fue en mayo de este año en la Galería Red ECX en Quito y desde allí ha sido todo un éxito, llegando incluso a sumar exponentes en las ciudades en las que se presenta. El frente de esta exhibición está liderado por Rafael Bello, artista plástico cubano que ha tomado el oficio de la joyería como propio, desarrollando así múltiples piezas que más que un adorno, se han transformado en objetos portables para la mujer, llevándolo a presentarse en diversos países, entre los que se encuentran Honduras, Guatemala, Nicaragua, entre otros.

Pero más allá del trabajo joyero de Rafael, la iniciativa de romper fronteras de manera colectiva y no individual, le da créditos por el solo hecho de exponer a un sin número de personas el trabajo orfebre y joyero de artistas de diferentes latitudes de Latinoamérica, llevando el nombre de la región a rincones que quizás, desde otra manera, algunos de los joyeros exponentes nunca hubiese llegado.

“La exposición ha unido un grupo de orfebres y joyeros latinoamericanos, mostrando una variedad de estilos, interpretados en diferentes técnicas de orfebrería y joyería”, comenta Florencia Vélez, joyera colombiana que participa de la muestra. “Este tipo de eventos son muy importantes, porque internacionalizan a los artistas participantes. Su obra inspira a diseñadores, de otras latitudes. La globalización enriquece y da nuevas visiones”, añade.

Ecuador y ahora Honduras, han sido testigos de esta muestra que comenzó con un número muy inferior a las 400 piezas que se exponen hoy y con solo 20 joyeros exponentes, número que se ha duplicado en la actualidad, los cuales provienen de países como Venezuela, Colombia, Cuba, Panamá, México, Honduras y Ecuador.

Y es que con el paso del tiempo y la permanencia de la muestra en diferentes ciudades de los países antes nombrados, ha podido visibilizar la importancia de la joyería contemporánea en la actualidad, en cuanto a la visibilidad de técnicas y sutileza que más que reflejar el trabajo del artista, refleja una parte de la historia del país o ciudad que representa.

Por eso mismo, la importancia no solo se ha traducido en el incremento de número de exponentes y joyas, sino en el apoyo que ha recibido la exhibición por diversas entidades. Ecuador, país en el que Rafael Bello vive desde comienzos de 2018, ha albergado la muestra en las ciudades de Quito y Cuenca, contando en esta última con el auspicio del Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares, CIDAP, Joyería Vázquez y la Universidad de Azuay; ya que en esta ciudad la importancia de la joyería viene de cerca.

A una hora de Cuenca se encuentra el municipio de Chordeleg, famoso por su tradición joyera y realización de piezas de filigrana. Debido a la cercanía con Cuenca, es que “Rompiendo Fronteras” no solo aprovechó la oportunidad de hacer talleres para los integrantes de la Asociación Joyera de Azuay, sino también dar a conocer el trabajo de los artistas de la zona. Por eso, mientras “Rompiendo Fronteras” se hacía presente en el Museo de Pumapungo de la ciudad de Cuenca, artistas de la región se sumaron a la exposición con un mínimo de tres piezas y un máximo de diez, siendo importante el trabajo de CIDAP, quienes actuaron como seleccionador de las piezas a exponer para mantener un alto nivel de la exhibición.

  

Y si hablamos de mantener un alto nivel, esa es una de las características de Rompiendo Fronteras, ya que este nivel es aquel que pone de frente la cara en las ciudades visitantes, promoviendo la joyería contemporánea.

“Nuestra idea al promover “Rompiendo Fronteras” es crear una plataforma que ayude a los joyeros contemporáneos latinoamericanos, a promover, comercializar, establecer alianzas con otros artistas de la región, galerías, museos y otras instituciones culturales, públicas y privadas, a promover talleres, exposiciones ciclos de conferencias, y otras actividades que ayuden con estas iniciativas a llegar con nuestro trabajo a espacios donde pueda exhibirse la obra de nuestros artistas de manera digna, con un alto nivel que ayude al desarrollo integral de la Joyería Contemporánea en la región, llamando así la atención de un público que cada vez se interesa más en consumir nuestros productos”, comenta Bello sobre la exposición, a lo que agrega que es importante no olvidar “que la nueva tendencia hoy es que “el lujo es artesanal” y si de trabajo creativo y dominio de los oficios artesanales hablamos, creo que Latinoamérica es un referente que no podemos obviar”.

Pero “Rompiendo Fronteras” se ha tornado literalmente el título de la exposición. Así como lo decíamos, el paso de esta muestra por los diferentes países, ha hecho que se posicione como una exhibición de gran importancia. Así lo asegura Florencia, quien comenta que “el solo hecho de que un grupo de artistas joyeros, latinoamericanos, estén presentando sus obras en diferentes ciudades como Quito, Cuenca y ahora en Tegucigalpa, literalmente ya está ‘rompiendo fronteras’ internacionales”.

 

Los meses que la exposición lleva dando vueltas por Latinoamérica, le han dado experiencia y también da cuenta que en el futuro no va a acabar, por lo menos no en el corto plazo. “Es muy importante que los orfebres y joyeros de diferentes países se unan a esta exposición, porque es la manera de mostrar el talento latinoamericano , la identidad y tradición en la Orfebrería de cada país; además del nivel en la técnica y el diseño, lo que hace que sea muy versátil”, nos dice Lucía Ortíz, joyera colombiana que participa de la exposición.

Esperamos que muchos países más se unan a esta iniciativa. Para muchas ciudades de Latinoamérica, una exposición de joyería contemporánea es su primer contacto con este tipo de expresión artística. No solo se rompen fronteras entre países, sino entre conceptos, tradiciones y formas de expresarse por medio de la joyería”, sentencia Florencia Vélez.

Y sobre este arte en la región, Bello señala que la Joyería Contemporánea latinoamericana “es sin lugar a dudas uno de los sucesos más interesantes a nivel de diseño, que esta ocurriendo a nivel mundial”, asegurando que “por mucho tiempo nos han vendido la idea de que Latinoamérica es el Tercer Mundo, y constato a diario que así como ha venido sucediendo a lo largo de finales del siglo pasado a la fecha, Latinoamérica ha aportado conocimiento y creatividad en la literatura, la danza, el teatro, la música, las artes plásticas entre muchas otras manifestaciones del arte, y la Joyería Contemporánea no ha permanecido ajena a estos significativos logros”.

Sea como sea, Rompiendo Fronteras sigue su camino para ir más allá de los límites fronterizos y lograr en un futuro unir a más joyeros contemporáneos de Latinoamérica para que representen la región a través de su arte. Porque la joyería contemporánea latinoamericana está dando cada vez más que hablar.

 


¿Quieres aprender joyería?
Anúnciate con nosotros
Conoce nuestros joyeros

Otros contenidos similares