Revista / Entrevistas

“Cada obra tiene una parte de ti”

“CADA OBRA TIENE UNA PARTE DE TI”

Publicado el 07 de Agosto de 2015 en Entrevistas


Por: Andes Joya

Mar Juan Tortosa es española, y propone una obra que rememora a la escultura modernista, desde donde compone y presenta ciertas piezas de joyería que deambulan en los terrenos del arte. Su trabajo que ahonda en la madera y el metal, ha llevado la naturaleza al metal, y la madera a ciertos encuadres estéticos que remiten a cierta idea escultórica que ella necesita rescatar desde una propuesta metodológica.

[gallery link="file" columns="1" size="large" ids="3600"]

“Me maravilla hacer piezas que luego la gente llevará cerca del oído, del corazón, en el cuello, muñeca”. Así comienza la descripción del trabajo que ella presenta, refrescando la memoria con respecto al uso y función de la joyería, en donde la función comunicativa va más allá del mero objeto, y comienza a entrar en el ámbito de la vinculación entre significante y público. ¿Cuál es tu relación con el arte, entendiendo cada una de tus piezas como una obra a pequeña escala? “Me gusta la función comunicativa que tiene el arte y quiero que mi obra comunique y transmita, esas cosas que voy trabajando desde que cojo el lápiz o las herramientas de banco hasta que doy el acabado a mis piezas. Creo en el arte como herramienta que trasciende la materia a pesar de que es puramente plástico y visual. Éste nos puede transmitir o contar desde un pensamiento íntimo y complejo, hasta uno descriptivo y más sencillo, como es el caso del lenguaje de los materiales y la forma que tienen de hablarnos. Esto se podría trasladar a lo pictórico con Rothko, él lo define muy bien con esas “oda a los colores” (que es cómo me gusta llamarlo), con el rojo por el rojo, con sus infinitos matices y sus variantes, que te absorben y hacen que vivas rojo, sientas rojo y seas rojo. En el caso de la joyería se podría trasladar a temas como hablar del metal y sus estados físicos, es decir de la propia materia; hablar de omegas y sus posibilidades, más allá de lo oculto o entendido, de su única posibilidad funcional, como seguro para que el pendiente no se desprenda de la oreja”.

En ese sentido, ¿cuáles son los fundamentos filosóficos para sostener tu producción, bajo qué postulados construyes tu obra, Mar?

“Son trascendentales el lenguaje, la artesanía y la metodología que empleo. Éstos son los que hablan. Cuando hablo de lenguaje (como hacen las mismas palabras con la semántica y la sintaxis) me refiero a la expresión y las relaciones de las partes. Cuando trabajo, intento relacionar y articular las partes, para sacar todas sus posibilidades expresivas y comunicativas.

La artesanía, para mí, es el proceso de ejecución. Con este proceso artesano nos damos cuenta de cuáles son las partes esenciales y más importantes que sostienen la pieza. Con ésta intento ir depurando las formas y quedarme en lo esencial, ya que un cierre, el movimiento de una articulación o la misma, pueden ser los protagonistas de la joya.

[gallery link="file" columns="1" size="large" ids="3574"]

La metodología que he ido encontrando y desarrollando a lo largo de procesos de creación. A través de la artesanía, articulo el lenguaje y la propia naturaleza del material, sabiendo que ésta nos puede sorprender por el camino y hablar por sí sola, con su propio lenguaje (grietas, oxidaciones durezas… entendido como la naturaleza de la vida y comportamientos de los propios materiales), el cual si sabemos descubrir, entender y plasmar, la obra trasciende a un plano en el que es expresión de tus manos y de la misma materia.

Hago una investigación con la que observo y trato de entender cuál es el lenguaje y naturaleza del material de la pieza que quiero crear. Luego intento olvidar ese estudio y entrar en otro en el que no hay limitaciones ni lógica, todo vale y todo es posible, para así ir más allá y ver qué otras cosas nos puede ofrecer aquello que trabajamos, más allá de lo estandarizado, entrando en un estado de vigilia en el que la parte más instintiva, intuitiva y pura se revela. El fin de esa segunda fase es realizar otra investigación y sacar unas conclusiones de aquello que hemos ido viendo, para así en la etapa final aportar a la obra aquello que por naturaleza nos ofrece lo que trabajamos, a la vez que le damos la vuelta al tema tratado y vamos más allá dándole una visión innovadora y diferente. Hoy por hoy mi obra no se sostiene en un discurso predeterminado. Parto de la observación, las relaciones y la materia de aquello que me llama la atención y me causa curiosidad”.

¿Cuál fue la importancia en tu carrera de volcar tu trabajo al lenguaje de la joyería?

“He estado mucho tiempo sin saberlo, estudiando joyería y trabajando como joyera y diseñadora. Avanzaba de forma intuitiva, sabía que quería en un futuro hacer joyas, aun así tardé en sentarme en un banco de joyería 7 años, ya que decidí estudiar arte primero, para abrir la mente y los sentidos. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que con la joyería trabajo con mis manos, creo y me realizo a través de ellas, y eso lo encuentro maravilloso, al igual que desarrollo una vertiente artística y creativa que me hace sentir viva.

Con la joyería creo objetos que la gente viste y lleva consigo, y acaba siendo un vínculo muy íntimo y precioso. Son piezas que la gente guarda, cuida y mima como un tesoro, y esa respuesta es una de las más gratificantes y satisfactorias para algo que has creado, que sale de ti y por lo tanto tiene una parte de ti”.

Revisa la obra de Mar Juan Tortosa en nuestro catálogo.

[gallery size="large" link="file" ids="3609,3608,3610,3576,3578,3577"]


¿Quieres aprender joyería?
Anúnciate con nosotros
Conoce nuestros joyeros

Otros contenidos similares