Revista / Entrevistas

Claudio Pino y la joyería delirante

CLAUDIO PINO Y LA JOYERÍA DELIRANTE

Publicado el 06 de Julio de 2015 en Entrevistas


Por: Andes Joya

Cada pieza de su producción es un viaje a ciertas ideas escultóricas y arquitectónicas las cuales el chileno Claudio Pino crea para presentar un trabajo en diseño contemporáneo de joyas que está compuesto por asimetría, sublimes movimientos y detalles de sus anillos, esculturales y cinéticos, que llevaron una de sus piezas a la película Los Juegos del Hambre (The Hunger Games). Pino lleva 20 años de trayectoria vinculando la arquitectura y el diseño a su especialidad, los anillos y joyas contemporáneas. Acá una revisión a su trabajo.

Claudio Pino vive actualmente en Montreal, Canadá, desde donde se proyecta hacia el mundo inserto en un mercado internacional de alta producción, su participación como finalista en el Niche Awards 2015, concurso de diseño contemporáneo realizado anualmente que este año reunió participantes de todos los continentes con especial énfasis en Estados Unidos y Europa, lo posicionan como un destacado artista chileno en el extranjero, su obra ha itinerado por distintos países especialmente en América del Norte, pero su vida e historia en Chile son la base para su creación.



El arte de la joyería contemporánea

En 2013 ocurre un hito trascendental hasta ahora para un joyero chileno en el mundo, Hollywood elige uno de sus anillos para que el actor Stanley Tucci (presentador en el programa de competencias televisado) de la película Los Juegos del Hambre (The Hunger Games) luzca en su segunda versión, la cual tuvo gran audiencia a nivel internacional.

“La fascinación por la historia ancestral y la importancia simbólica de la joya en las diferentes culturas, influenciaron en mayor parte el inicio de mi gran pasión por la joyería. El deseo de producir piezas únicas, personalizadas y proporcionándoles significativamente una percepción contemporánea, refleja el origen de mi investigación artística. Hacer Joyería artística es una forma de expresar emociones, conceptos, de poder compartirlas con el prójimo, además es una ocasión magnifica de delegar un instrumento fascinante de exteriorización de nuestros sentidos. De hecho, estando en mi querido Chile y lejana infancia donde crecí y me eduqué, me regocijaba la inclinación y manifestación por el dibujo y la pintura. Siempre he estado fascinado por el diseño, la arquitectura, los colores y las formas. Desde muy joven me recuerdo haber pasado horas contemplando, aprendiendo y compartiendo la pasión de mi padre que era la escultura en madera, me concentraba en cada uno de los detalles meticulosos de la talla escultural de la madera, pieza por pieza cada una de las minúsculas partes que formaban las esculturas de mi padre. Recuerdo también mi asombro mientras observaba cada obra que lentamente tomaba forma después de meses de arduo trabajo. En aquella época cuando le dije a mi padre que quería seguir estudios en arte, automáticamente recibí un gran apoyo y fue desde ese momento el principio de una inmenso y arduo viaje hacia otros horizontes, además de una apasionante aventura de aprendizaje que me ha concedido el poder transformar las materias primeras en objetos preciosos”. Menciona el artista.

La internacionalización de su obra ha propiciado su exhibición en distintos países especialmente de Estados Unidos y Europa, lo que también ha implicado cierto intercambio cultural que sin duda se plasma en su obra, influenciado su espectro y estética de producción: “Comúnmente cuando trabajo con un tema determinado como por ejemplo una participación a un evento, como una exposición en galerías o principalmente un cliente con una temática definida o a definir, el resultado de esta experiencia que puede tomar un lapso de tiempo de semanas o meses de trabajo entre la inspiración y creatividad, además de generar una explosión de posibilidades en diseños de anillos en todas las direcciones inimaginables y que podre explorar en todo momento, siendo la inspiración impredecible a veces la convierte en una exuberante reacción en cadena de ideas, toda esa información queda sujeta y condensada en mi pensamiento hasta el momento en que se manifiesta, según la inspiración o necesidad que requiere. Es la persona la que va a determinar en qué dirección será dirigido el diseño, sin desatender todo el simbolismo como elementos que el usuario sugiere como inspiración para la nueva creación. La inspiración nace de la persona a la que el anillo está destinado para realizar su sueño”.

Pino menciona que una de sus labores es también trabajar en el ideario de persona que portará sus anillos, queriendo siempre aspirar al resplandecer de la joya desde una vinculación con las personas. Por eso las culturas, los ancestros y la escultura son una constante en su obra, hay una necesidad por vincularse con el otro para hacer de la pieza una joya personalizada. Su visión del mercado no difiere de su concepción cultural de la joyería: “Estudiar ampliamente la historia de la joyería nacional, revisar y desarrollar tanto los aspectos conceptuales y técnicos del diseño ancestral chileno sin quitarle su justo valor, tomar riesgos cuando nos referimos a explorar en los diseños, para así llevar adelante ideas sin imitar lo que se ha hecho en el pasado, pero usarlo como referencia básica de identidad nacional. Creo que ahí hay algo importante a nivel cultural en Chile, lo que pudiese influenciar en su mercado, y también en el latinoamericano (…) es algo que indudablemente está muy vigente hoy día pero debería abordarse plenamente, ya que traería como consecuencia un positivo e inevitable desarrollo de la vanguardia innovativa en la materia a nivel mundial. Son modelos que he tenido la oportunidad de testimoniar y apreciar en otros pueblos”.

  

   

  

 


Anúnciate con nosotros
¿Quieres aprender joyería?
Conoce nuestros joyeros

Otros contenidos similares