Revista / Artículos

LOS MAYAS Y EL JADE: SU GRAN IMPORTANCIA

LOS MAYAS Y EL JADE: SU GRAN IMPORTANCIA

Publicado el 12 de Febrero de 2018 en Artículos


Si visitaste o vives en una zona donde la cultura maya está presente, te darás cuenta cómo el color verde es recordado en antiguas piezas y cómo el jade es parte de la historia de ella. En este artículo abordamos, de manera introductoria, su relevancia a través de los años.

Por: Andes Joya

Anillos, pulseras, collares y otras joyas fueron creadas de jade y usadas como amuletos por los mayas. La piedra que hoy podemos comprar porque adornan alguna pieza y la llevamos con nosotros, tiene una importancia superior en antiguas civilizaciones y su significado nos revela el por qué la predominancia del verde en muchas de las esculturas y objetos mayas.

Gracias a las grandes presiones subterráneas es que se forma el jade, el cual emerge a la superficie debido al movimiento de las placas tectónicas, manifestándose en forma de cristal o piedra y encontrándose en diversos colores, debido a la presencia de distintos minerales, siendo el verde claro o verde agua semi-transparente, el más común y conocido.

Su característico brillo, el cual es variable dependiendo de su composición y procedencia, ha convertido al jade en una piedra muy utilizada por los orfebres actuales, ya que adornan de manera armoniosa la joya que preparan.

 

Pero la piedra y su importancia viene desde hace muchos años, pues aquella manifestada en color verde agua era la más apreciada por los mayas, conociéndose esta como el jade imperial. Este color era asociado con la vida, la fertilidad y el poder; además de simbolizar el agua y el maíz, los recursos más valiosos para la actividad agrícola, por lo que se le atribuye la representación de la fertilidad.

Por esas mismas razones es que los mayas utilizaban el jade de diferentes maneras, como utensilios para la vida cotidiana, ya que al estar presentes en ellos se podía transmitir la energía misma de esta piedra. Así también se le destinaba para fines terapéuticos, porque se le atribuía propiedades curativas capaces de anular cualquier enfermedad.

  

La civilización maya se extendió desde el centro de México hacia el sur en Centroamérica, por lo que muchas de las zonas arqueológicas han sido un tesoro no solo por la importancia que cada una tiene, sino porque en ellas se han encontrado piezas de jade representadas en ofrendas, joyas y utensilios.

En una entrevista con el medio Prensa Libre de Guatemala, la arqueóloga mexicana Laura Filloy comenta que a esta piedra “se le relacionaba con el poder, con el grupo dominante y su uso estaba restringido a este. Llegó incluso a ser una ogfrenda a las deidades”. Esto da a entender que la exclusiva reserva de esta piedra a la cúspide de la civilización, hacía que el jade no se propagara al uso cotidiano, pero ¿cómo entonces se volvió tan importante?

Filloy, en esta misma entrevista, deja claro que al no ser de uso popular porque estaba restringido, otras piedras de color verde sí eran utilizadas por el resto de la civilización, ya que “su valor no es por ser jade, sino por ser verde. Se consideraba que las piedras de este color contenían agua y atraían la fertilidad. En los ritos funerarios eran fundamentales las de ese color. Se han encontrado cuencos de piedras verdes o jade en la cavidad bucal de los fallecidos”.

 

Investigaciones y resultados de excavaciones dan cuenta que los guerreros también tenían acceso al uso del jade. Aquellos que se encargaban de custodiar los lugares más sagrados cubrían su pecho con pectorales de jade, mientras que los líderes mayas podían contar no solo con joyería como brazaletes y collares, sino también con tobilleras.

Hasta el momento se reconoce que en Guatemala, cuna de la civilización maya, se encuentran las canteras de jade con mayor relevancia histórica, siendo la zona del río Motagua, la del río Polochic, el lago de Izabal, Valle de Chixoy, Sierra de las Minas, Chuacús y la de la Sierra de los Cuchumatanes, los lugares de las principales canteras y minas.

En las orillas del Río La Pasión, ubicado en el municipio de Sayache, en Petén, se descubrió en 2004 el sitio arqueológico de Cancuén, uno de los centros de comercio de jade maya más importantes, ya que se cuentan más de 4 mil piezas encontradas con más de 1.200 años de antigüedad.

 

Pero la llegada de los españoles hizo que la extracción de la piedra disminuyera considerablemente, hasta dejar la actividad por completo. Según los archivos, el jade tuvo su mayor importancia en la cultura maya entre el 400 a. C. hasta el 450 d. C., la cual era utilizada en todo el área mesoamericana, que comprende la mitad meridional de México, los territorios de Guatemala, El Salvador, Belize, así como el occidente de Honduras, Nicaragua y Costa Rica; y la Gran Nicoya, refiriéndose a una región arqueológica que se extiende sobre el noroeste de Costa Rica y el Pacífico de Nicaragua.

La arribo de los españoles y la instalación de las culturas europeas que conquistaron territorios americanos, hizo que en el traslado de las mismas por el continente se comenzara a valorar el oro y la plata como piedras mucho más importantes, relegando al jade en un segundo e incluso un tercer plano. Así es como se comenta en el libro ‘Conquista y resistencia en la historia de América’, editado por Pilar García Jordán y Miquel Izard, donde se comenta en sus líneas que “el comercio del jade se irrumpió dando lugar a una producción local de piedras verdes; a la vez que la orfebrería originaria de América del Sur, se convertiría en el nuevo elemento utilizado por la élite como emblema del poder”.

Así el jade, piedra de gran relevancia en la época de la civilización maya, fue disminuyendo su valor para dar paso a otros metales que, hasta el día de hoy, se consideran mucho más importantes. Aún así, no cabe duda que el color verde y la energía que el jade transmite sigue siendo considerado cuando se habla de temas energéticos y quienes mantienen la cultura maya hasta el día de hoy, ven en el jade aquella piedra con la que pueden sanar males y aumentar la actividad agrícola.

 


¿Quieres aprender joyería?
Anúnciate con nosotros
Conoce nuestros joyeros

Otros contenidos similares