Revista / Artículos

Jorge Castañón y la madera como lenguaje

JORGE CASTAÑÓN Y LA MADERA COMO LENGUAJE

Publicado el 12 de Julio de 2015 en Artículos


Por: Andes Joya

Buenos Aires es el escenario desde donde Jorge Castañón enseña y crea joyería contemporánea. Estudió biología pero se dedicó años después a la escultura y luego a través de workshops y talleres con grandes maestros argentinos llegó a la poética del objeto con una trayectoria en publicaciones y obras que lo posicionan como uno de los grandes joyeros argentinos y latinoamericanos.

[caption id="attachment_3496" align="alignnone" width="300"]Retrato de JoyerosArgentinos.com.ar Retrato de JoyerosArgentinos.com.ar[/caption]

Seis de sus publicaciones han sido difundidas en los medios tanto académicos como especializados en joyería y diseño contemporáneo, como su investigación “Schmuck” del 2011 que editó en Münich (Alemania) y que también produjo como exhibición de piezas. Muestra en la que participó nuevamente en marzo del 2015 y que llevó a la Fundación Danner que maneja un museo en Alemania a comprar 3 de 4 piezas de su obra. El 2013 pasó por Chile realizando 2 talleres de técnica Mokume Gane, la cual es de origen japonés y trabaja con plata, cobre y alpaca. “Para mí la materialidad es parte del discurso. El material puede ser el portador del concepto del que se quiere hablar y objeto de realización de la idea”, menciona Castañón. La madera, su más preciado material y lenguaje.

Estética y discurso desde la joyería

En 1990, junto a artistas joyeros y artesanos conforman el Taller Nave, que –entre otras cosas- buscaba dar respuesta a las inquietudes de estos miembros que buscaban algo más allá entre distintas disciplinas: “Ayudados por la dueña de un local emblemático llamado Folie construimos Taller La Nave. Leda Daverio, realizó una importante aporte con una beca del Fondo Nacional de las Artes, recopilando los comienzos de la historia en la Argentina de la joyería de autor […] La Nave nació muy de a poco, con una difusión casi boca a boca, dónde la gente que se acercaba tenía las más variadas inquietudes, desde un hobby, por temas absolutamente técnicos y puntuales, por cincelado, joyería clásica, y los menos con curiosidades expresivas. Desde el principio se buscó caminos nuevos, técnica nuevas, pero sin duda con el advenimiento de Internet, el mundo de la joyería contemporánea ayudó a conectar con lo que pasaba en el mundo, eso aceleró procesos, abrió mi deseo de convertir a La Nave en un laboratorio de investigaciones de nuevas maneras de ver a la joyería y ponerla al servicio de intereses estéticos. Ese camino se fue haciendo cada vez más intenso, y después de 9 años de trabajo interno, aparece en el Centro Cultural San Martín la primera muestra de lo que ahora llamamos Joyería Contemporánea. Ese evento fue un antes y un después, a partir de allí mucha gente se sintió identificada con esta nueva búsqueda y comenzó a crecer de una manera multiplicativa. Sin duda que toda la gente vinculada antes y ahora, con trabajos muy reconocidos nacional e internacionalmente habla de un crecimiento en técnica y en discurso”, señala el artista.

Su obra, que en general se centra en la madera, desde una concepción experimental da forma en cada pieza a ciertos discursos contemporáneos que él evoca en la madera, ¿cuál es el rol de lo experimental en su obra? “Por mi formación artístico-científica lo experimental surge de manera natural, ya no sé exactamente qué clase de joyero soy […] antes eso me preocupaba más, ahora todo mi saber lo pongo al servicio de un discurso, de una poética, buscando la mayor claridad posible y la menor cantidad de recursos”.

¿Cuál es el valor para su trabajo que una Fundación y museo haya adquirido su obra? “Al llegar al montaje de mi exposición “Schmuck” en Munich, el día de la inauguración, me encontré a Otto Kunzli quien tuvo palabras muy elogiosas hacia mi trabajo. El sábado siguiente lo vuelvo a encontrar junto a dos curadoras de la Fundación Danner, quienes me comunicaron que la comisión de adquisiciones de la Fundación había decidido en su reunión de ese día adquirir tres de las cuatro piezas que habían sido seleccionadas para Schmuck 2015. Según me confirmaron era el primer latinoamericano que ingresaba a la colección. Sin duda una alegría inmensa”.

Fotografías cortesía del autor.

[gallery link="file" size="medium" ids="3489,3494,3495,3493,3491,3490"]


¿Quieres aprender joyería?
Anúnciate con nosotros
Conoce nuestros joyeros

Otros contenidos similares