Revista / Artículos

La familia como una joya

LA FAMILIA COMO UNA JOYA

Publicado el 13 de Julio de 2015 en Artículos


Por: Andes Joya

Lucía Ortiz Monsalve artista y diseñadora colombiana ha sido definida como una verdadera joyera de oficio, proviene de una familia de tradición artística y joyera, y su trabajo deambula entre una innovación tanto en la moda como en el arte. Su historia como joyera está marcada por la herencia de su hogar, y por la necesidad de comunicar a través del diseño de joyería contemporánea ciertas observaciones y sensibilidades que por sobre todo trascienden en la moda.

Su viaje en el diseño comenzó a los 18 años cuando de la mano de su tío aprende en el cotidiano familiar el oficio de la joyería, sucesivo a aquello, estudió Artes Plásticas y Escultura en Bogotá y luego entró a la Escuela de Artes y Oficios Santo Domingo a estudiar platería en Colombia, toda una carrera ligada a las artes que ella –sin duda- atribuye a una práctica familiar de amor y pasión. “Vengo de tradición joyera y artística, por casualidades de la vida tengo un contacto muy fuerte con la joyería y ahí me enamoré de este maravilloso arte. Siempre tuve claro que quería enfocarme hacia el lado artístico; la disciplina y el hacer, el respeto por el oficio y la dedicación”. Menciona Lucía.

Escultura o arquitectura minimalista, joyería y diseño, su trabajo sin duda es planteado desde el arte para crear desde un accionar espontáneo una pieza que remite a ciertos temas o conceptos como el amor, la pasión, la euforia y la elegancia. Hay algo de escultura en su obra que ella utiliza para insertarse en el mundo de la moda: “La joyería como expresión de la escultura, surge para la mujer, el moldear y esculpir el metal evocando la feminidad, la sencillez, la elegancia y sofisticación de cada una de ellas. Creo que las joyas son pequeñas esculturas diseñadas y elaboradas para la mujer contemporánea realzando su personalidad, y es aquello lo que distingue un diseño y lo hace notable, emocionante, provocativo, distinto e individual”.

Este lenguaje de la joyería, para emitir ciertos conceptos y conformarlos en una pieza de diseño pasa también por un proceso de creación que Lucía Ortiz reconoce se remite a un ‘aspecto familiar’, como el trabajo de filigranas (un tejido de artesanía realizado con finísimos hilos de metal, plata u oro: “Las joyas son una manera de expresión, cuentan una historia y dejamos una parte de nosotros en ellas. Yo concibo la estética como un referente del arte y la belleza, el proceso creativo lo llamo ‘intuición creativa’, que consiste en desarrollar una colección de joyería a partir del interior, de procesos creativos más personales: en general siempre lo inicio con la idea, el concepto, el ‘saber-hacer saber ser". En ese sentido todo es llamativo aunque el centro para mí se encuentra en la naturaleza, mi mayor fuente de inspiración es la mujer. Y para eso utilizo estos distintas técnicas que en algún momento se conforman en distintos lenguajes como el armado y la soldadura, (…) o el esculpir el metal, que es mi pasión, también las piedras preciosas y semipreciosas como sin duda los materiales no convencionales”.

Visita el perfil de Lucía haciendo click aquí



Anúnciate con nosotros
Conoce nuestros joyeros
¿Quieres aprender joyería?

Otros contenidos similares