Revista / Artículos

CACO HONORATO, LA INFLUENCIA DE JORGE MANILLA Y LA JOYERÍA CONTEMPORÁNEA.

CACO HONORATO, LA INFLUENCIA DE JORGE MANILLA Y LA JOYERÍA CONTEMPORÁNEA.

Publicado el 04 de Mayo de 2017 en Artículos


Por: Andes Joya

Por Paulina Jaschan y María Luisa Toro

Joyero nacido en Santiago de Chile. Dedicado a la docencia y a la creación de joyas, exponiendo sus obras en Chile, Canadá, Holanda y España.

Miembro fundador de la Asociación Joya Brava y expositor de la muestra "Relatos Habituales", expuesta recientemente en la Semana de la Joyería de Munich y que contó con la tutoría del reconocido artista Mexicano-Belga Jorge Manilla.

" Las Ruinas del Hogar" y "Fantasmas Vegetales", son los dos collares que desarrolló. Caco nos cuenta cómo Jorge Manilla influyó de manera radical en el proceso creativo de estas piezas, llevándolo a reconocer que la joyería como arte es su camino y que sin el aporte de Jorge, eso no se habría notado ni catalizado. Lo sacó de su zona cómoda e hizo que se atreviera a ser lo que siempre ha querido ser: un artista.

Háblanos del proceso creativo de estas joyas.

Todo partió con la asesoría de Jorge Manilla a Joya Brava. Tuvimos que ir a Barcelona a convencerlo y no fue tan difícil. Él encontraba potencial en estos joyeros un poco ingenuos pero que se arriesgaban y eran capaces de darse el trabajo de llegar hasta allá. 

Jorge partió con una idea que compartíamos; la joyería latinoamericana tenía un sello que había que hacer visible. Los europeos que manejan el circuito principal de Joyería Contemporánea se sorprenderían con esto, necesitaban nuevos aires y nosotros queríamos entrar en escena. Esta curatoría partió con una serie de conceptos englobados en la "estética de lo cotidiano" que evolucionó luego a "Relatos Habituales". La precariedad, el arte de improvisar, los materiales poco nobles y cotidianos. Estuvimos un tiempo pensando y dándole vueltas al asunto. Luego vino el workshop que fue poner estas ideas en maquetas y propuestas materiales, hicimos varias pruebas en tiempo récord. Fue intenso y muy enriquecedor. Yo encontré allí mis materiales y las pruebas que hice fueron fundamentales. Encontré un mundo de texturas que me fascinó. 

Todo el proceso fue muy completo. Estaba la tarea de seguir sin Jorge lo que fue complejo, muchos Joyeros Bravos se perdieron y corregir a distancia no fue fácil. Empezamos a corregirnos entre nosotros lo que fue muy bueno como proceso, todos ganábamos. Hablar de lo que hacemos no era tan común como debería serlo. 

Jorge volvió a cerrar este proceso unos meses después y las discusiones en torno a las piezas, la joyería, los circuitos fueron también enriquecedoras. Fue como sentir que en Joya Brava éramos todos joyeros contemporáneos, que hablábamos el mismo idioma. No solo se trataba de hablar de las piezas de uno, fue mucho más que eso. Las piezas que salieron de esto me dejaron muy contento y la colección en general también. Es el mejor proyecto de Joya Brava, buenas piezas buenos textos Podría haber sido mejor, me encantaría haber tenido más tiempo, hacer más piezas pero aproveché lo más que pude. Escribir de lo que hacemos también fue importantísimo, en fin, un proyecto muy completo.

Con respecto a la materialidad de estas piezas, ¿Con cuáles trabajaste y por qué las elegiste?

Trabajé con varios tipos de madera, amarras de hilo, cobre, lo que solía usar. Hice pruebas en trupán, pero finalmente se impuso la madera por sobre todos los otros. Venía llegando de vivir un tiempo en el sur y allá todo es madera y tierra. 

Ya había hecho un proyecto con cerámica de Quinchamalí y le tocaba el turno a la madera. No fue algo planificado pero estaba con toda la inspiración, algo como un viaje al origen materialmente hablando. Sentía y pensaba que a la joyería fría del metal le hacia falta la calidez de la madera. También había algo de postura política como joyero. En Chile la gente define a la joyería como el trabajo con metales. Esto fue como plantear la nueva joyería chilena como provocación y propuesta. Esto es joyería contemporánea, esto es identidad para mi. Más todo lo que planteo poéticamente hablando. Esta "estética de la precariedad" es la síntesis de lo que es finalmente mi propuesta.

¿En qué influye Jorge Manilla, como referente de tu proceso creativo?

Jorge es fundamental. Ya te conté como se armó el proyecto donde estuvo él en todo el proceso.

Para algunos joyeros no fue tan así, pero también pasa que había que estar preparado porque todo fue muy rápido e intenso en el workshop y después la segunda vez que vino. 

En mi caso tuve que hacer muchas pruebas, ir más allá de las herramientas de joyería, probar con pintura acrílica, buscar otras maneras de solucionar las piezas, probar texturas, fue una liberación. 

La joyería como se entiende en Chile es súper reprimida y uniformada y Jorge llegó a darnos permiso para jugar, para ser nosotros mismos. 

Había tanto mito sobre que es joyería contemporánea, mucha preocupación por el producto terminado y no por sus procesos, fue para mi un gran aprendizaje y Jorge un maestro.

 

¿Cómo fue la experiencia de este proyecto?

La cantidad de cosas que sucedieron con este proyecto no la dimensionan todos, los que estaban preocupados solo de su trabajo y que estaban acostumbrados a ver todo paso a paso como cuando tomas un curso de joyería técnica. 

Yo creo que este proyecto fue fundamental en nuestra escena. El Workshop, el seguimiento y empezar a corregirnos entre nosotros fue muy bueno, fue genial. Coincidió con los seminarios de Joyería Contemporánea y una serie de exposiciones y efervescencia que estaban sucediendo en paralelo.

Escribir textos fue un proceso similar. Todo esto es parte de hacer joyería contemporánea, no se trata de estar encerrado en el taller.

¿En qué proyecto estás trabajando actualmente?

Ahora estoy haciendo una colección que tiene que ver con "Relatos Habituales" porque he seguido con las mismas materialidades, esta vez desde otra perspectiva. Eso está en proceso, por lo que no puedo dar muchos detalles. 

Paralelamente estoy haciendo un taller de poéticas, que tiene que ver con lo aprendido con Jorge. 

Para mi lo que falta en nuestra escena es pensar como artista, profundizar en poéticas. Estoy trabajando con puros joyeros que llevan ya un tiempo y varias joyeras bravas que quieren seguir creciendo y entendiendo esta perspectiva de la joyería desde el arte.

Acabo de mostrar Subjetividades Objetuales que fue el resultado del primer "Taller Creativo" y fue un éxito como proceso, lo que me da confianza para seguir en este camino. 

El mundo de la Joyería sigue insistiendo con los talleres técnicos y en desarrollar habilidades que después los alumnos no saben cómo capitalizar ni aplicar. 

Lo importante es tener joyería con sentido y ese fue a mi modo de ver lo que resume lo que fue el gran aprendizaje del proyecto "Relatos Habituales".

Para Caco Honorato la Joyería Contemporánea no existe, "los joyeros tienen todos los conceptos mezclados y no hay una postura que haga que nos veamos... queremos dejar a todos contentos y no hay necesidad de propuestas, que es lo más terrible como síntoma".

Nos comenta que para cerrar el trabajo realizado, Jorge Manilla les hizo la pregunta: Qué tipo de Joyero quiero ser?..."llegó la hora de que la Joyería Contemporánea exista, con ese nombre, sin eufemismos y con orgullo".


Anúnciate con nosotros
Conoce nuestros joyeros
¿Quieres aprender joyería?

Otros contenidos similares